© 2023 by Trabajando por amor |  Terms of Use  |   Privacy Policy

Patrocinadores oficiales
Aliados estratégicos

La fundación Trabajando por amor quiere dar las gracias a todas las empresas y las personas que se han comprometido solidariamente con nuestra misión humanitaria.

Email: [email protected]

contacto: (+57) 321 458 2298 / (+57) 313 759 0535

QUÉ HACEMOS

SÚPERBECAS

SUPERBECAS

 

 

Como todas las historias tienen un final, pero en este caso nuestros Superhéroes continúan luchando para seguir adelante, y aun ser más fuertes de lo que ya han sido. Dar un paso a un más grande y convertirse en un gran profesional, esto es el eje principal de este programa Súperbecas, ayudar a cada Joven a que termine por completo su educación:

  • Ejes formativos:

  • Apoyo en carreras profesionales

  • Apoyo en carreras técnicas

  • Tutorías y seguimiento al progreso académico

El primer estudiante becado de la fundación

Preguntas frecuentes

Jean Carlos Rojas: El futuro ingeniero de sistemas del barrio Lomitas

 

 

La meta mientras terminaba sus estudios en el Colegio Agustín Fernández siempre fue llegar a ser universitario y llenar de orgullo a su humilde familia. Mediante una carrera como Ingeniería de Sistemas, Jean Carlos siempre se propone generar un impacto positivo en la sociedad como profesional y conservar los diferentes valores y enseñanzas que obtuvo en el barrio Lomitas, que además de ayudarlo a formarse académicamente, logró ser una persona responsable, honesta y con la verraquera de ayudar a quienes necesiten una mano y aspiren a ser una mejor persona.

 

Para el bogotano de 19 años, su vida siempre estuvo acompañada por el amor de sus padres: Ramiro y Aurora. Su hermano Andrés también llegó a ser una persona indispensable para él, pero no significa que la haya tenido fácil. Los problemas económicos y las situaciones sociales llegaron a afectar la vida de Jean Carlos, y por ende, la de su familia. 

La llegada al barrio Lomitas fue un nuevo comienzo para su familia, pero la vulnerabilidad que padecía por cuestiones de inseguridad y poca importancia que daba el Estado, conllevó a Jean Carlos a un precipicio a causa de las drogas del que casi no puede salir.

 

Por otra parte, la vida de Jean Carlos cambió drásticamente cuando la Fundación Trabajando por Amor llegó a su vida. Gracias al apoyo académico y moral que le brindaron dentro de la fundación pudo lograr un cambio en el curso que tenía su vida. Debido a las clases nocturnas que él tomó para retomar sus estudios y al soporte académico que recibía gracias a Trabajando por Amor, Jean Carlos pudo ser el mejor de su clase y empezar a postularse nuevas metas y proyectos en su vida que ahora podía alcanzar gracias a la educación y a la fuerza de voluntad que él tenía gracias a su familia y a los integrantes de la fundación Trabajando por Amor.

 

Actualmente, Jean Carlos podría decir que cumplió una meta que ansiaba desesperadamente. Ahora sueña con seguir cursando en la universidad y algún día, poder presenciar a su hermano Andrés como todo un universitario, todo gracias al apoyo incondicional que encontró en uno de los barrios más vulnerables de toda la ciudad. Él define al barrio Lomitas como un lugar en donde no lo hace el estrato, sino las personas que residen en él, ya que siempre habrán personas dispuestas a ayudar al otro, como lo hace la fundación Trabajando por Amor, y como lo hace el mismo Jean Carlos hoy en día, ofreciendo un soporte a los diferentes niños que buscan respaldo en sus estudios.

 

En la mayoría de zonas de Colombia la educación es un factor altamente escaso. Es común presenciar en noticieros o en varios medios de comunicación niños sin posibilidades de fomentar el saber y que son susceptibles a buscar otras formas de manutención, ya sea mediante el hurto o la drogadicción. Por tal motivo, para personas como Jean Carlos Rojas y varios integrantes de Trabajando por Amor, la solución para terminar con las diferentes problemáticas que abarcan la sociedad es la educación, ya que es capaz de ofrecer varias miradas de un futuro próspero a las generaciones que están por venir, y sin importar la calidad de la institución educativa o las ventajas económicas que tenga cualquier persona, está en cada uno y lo que se quiera deparar a un futuro de cómo se podrá ser mejor persona. El estudio y el esfuerzo continuo son los pilares que harán de una persona alguien de admirar, tal como lo sigue siendo Jean Carlos en lo que va de su vida como universitario de la UNAD.